lunes, 25 de mayo de 2015

Entrevista a OJETE CALOR.

Música de ambientación (Opcional)

 

OJETE CALOR



Y yo que creía que poner una lavadora era complicado...lo complicado es no querer a estos subnohombretones de la pradera de Ojete Calor. Más feos que la madre que los parió, pero bastante apuestos. Eso de que son feos no lo digo yo...lo dice la ''crítica''. La ''crítica'' dice que son más feos que uno cuando se quita las gafas. Siempre tan mordaz.

 ¿Qué os parece si os hablamos un poco de Ojete Calor? Ya os los presentamos en su día. Así que, pasaros por este enlace si no sabéis de quien carajo os estamos hablando. Que si no esto va a ser más aburrido que escuchar una partida de ajedrez por la radio. No puedo repetir lo mismo que hace dos años. Nosotros no tenemos producción. A mí por ejemplo, me faltan los piños, pero no os preocupéis, me pondré siete implantes y medio.

Conocí a Aníbal Calor y a Carlos Ojete  que andurreaban por uno de esos pueblos manchegos de cuyo nombre no quiero acordarme y a grito pelao iban pregonando: ¡Somos amigos del pequeño Nicolás! ¡Él nos va a facilitar todos los conciertos que queramos! Y nada...les propuse hacerles una retrataura y una pequeña entrevista para Rockandtroll. Y ahora es cuando:



AVISO: No nos podemos quedar con el final de la entrevista. Hay que analizar todo el planteamiento. Es algo que los seguidores de Ojete Calor novatos pasan por alto.



¿Probablemente Delayed! sea el mejor disco de Subnopop que se haya hecho hasta el momento en este país? ¿Qué os han parecido las críticas?

Sobre la primera parte de tu pregunta: es turbador que lo que debería ser una afirmación asertiva y tajante, exclamativa incluso, lo coloques entre interrogantes, como si quedara alguna duda de ello o aún tuviéramos que demostrarlo. Bien es cierto que numerosos artistas ya habían coqueteado con esta corriente en el pasado, y sería muy injusto no reconocernos deudores del Papito de Miguel Bosé, de las correrías de Luis Cobos contra la música clásica (siempre nos pareció mal que se le juzgara como si hubiera tratado de hacerlo en serio y no desde su evidente perspectiva satírica, revelando una clara actitud neo-punk muy novedosa) o de la parodia de sí mismo que realizó Enrique Iglesias cuando cantó Rhythm Divine en directo, despojado de todo pudor y Melodyne. Pero nosotros somos el siguiente paso evolutivo natural, los que hemos refinado el subnopop, los que le hemos puesto nombre y cara y le hemos dado base teórica. Y las críticas nos han encantado. Rockdelux nos ha calificado de “esenciales como el aire” y Mojo ha hablado de propiedades curativas.


¿Cómo se presenta el año para Ojete Calor? ¿Qué proyectos tenéis por ahí? ¿Para cuando el nuevo disco?

Se presenta muy bien. Para mayo queremos sacar un EP con Glenn Medeiros, Caco Senante y la mujer mayor que doblaba a todos los niños del cine y la televisión durante los 80. Se llamará Gipsy Sunset: From Ireland To Your Heart, y será un homenaje a la música celta. En verano grabaremos un álbum conceptual con Yoko Ono. Sacaremos 500.000 copias, pero sólo pondremos a la venta una unidad, porque es como una metáfora de una injusticia social o de algo del medio ambiente, te lo explica ella mejor. A mediados de septiembre nos han propuesto presentar los Oscar, que los han movido de fecha por nuestra agenda. Y para finales de año esperamos terminar una vacuna contra el SIDA, revelar un nuevo dígito del número pi y demostrar científicamente que dios existe.


¿El vestuario, las coreografías y los moñecos son de vuestra propia cosecha o tenéis en las sombras un equipo de profesionales trabajando detrás?

    El vestuario de Carlos Ojete se trata en realidad de un prototipo de traje espacial que la NASA descartó en tiempos del Apolo XIII porque hacía muaré y querían algo más sobrio. Para él resulta un complemento fascinante y esencial, permitiéndole lucir tanto una espalda peluda como unas piernas quebradas que se juntan por las rodillas, sin ir ninguna de las dos en detrimento de una apretura morcillesca en la zona abdominal. Aníbal Calor, por contra, va en realidad desnudo; pero gracias al body painting que le recubre el cuerpo se crea esa falsa ilusión de ropa. Bajo una imperceptible capa de pintura, en realidad, estamos apreciando –de manera subtextual e interlineal (nos gusta muchísimo hacer pequeños quiebros en la narración para poder acotarlos con guiones largos, aunque esta misma explicación dentro de la explicación, sin embargo, la hemos encerrado entre paréntesis)– todos los elementos de los que la naturaleza le ha dotado para llamar al cortejo: sus tetas de vieja, caídas en forma de pico de costal de harina; glúteos fláccidos a modo “goterón de vela”; estrías de madre adulta, como una cenefa, alrededor del ombligo. Por eso nuestro vestuario es esencial en la puesta en escena, porque en realidad se trata de un arma de seducción inconsciente. Las coreografías las hemos copiado de las películas de Bob Fosse, pero añadiéndolas algo de picante. Y los moñecos los fabrica un grupo de discapacitados que, a falta de brazos y piernas, han desarrollado unas habilidades fascinantes con el culo.


¿Cómo es un directo de Ojete Calor y que nos podemos encontrar? 

    No es nada del otro mundo, y lo que te puedas encontrar depende un poco de cómo tengamos el día. A veces, entre canción y canción, representamos un número de El Circo del Sol junto a un grupo de niños chinos que van desde los dos a los tres años: les agarramos de los pies, comenzamos a dar vueltas ataviados como derviches tourneurs y les lanzamos contra el público, pero ellos, perfectamente coordinados, van cayendo uno encima del otro hasta formar un casteller que alcanza hasta la lámpara, la cual desmontan y venden por piezas en un Cash Converters; con el dinero que sacan alquilan una caravana familiar, atraviesan con ella las puertas de la sala, aparcan en mitad de la pista y descienden de ella montados todos sobre un pony mientras tararean el canon de Pachelbel, con lo que van ganando tiempo hasta llegar de nuevo al escenario, donde forman un círculo, y en medio de él aterrizan desde el techo Simon y Garfunkel, sentados sobre un par de bolas de espejo, y hacen las paces en directo. Otras veces nos damos por satisfechos con contar el chiste del perro Mistetas.


¿Qué nos podéis contar de Castilla La-Mancha y de Don Quijote? ¿Un sitio para perderse por esa comunidad? ¿Un garito, bar, taberna o pub para tomarse un agua con misterio?

    Las preguntas en racimo nos ponen un poco nerviosos y tú ya llevas unas cuantas, pero aún así vamos a tratar de responderte con cortesía: Castilla-La Mancha es una comunidad autónoma de España, de acuerdo con su Estatuto de Autonomía y la Constitución Española. Está formada por los 919 municipios que integran las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo. Albacete es su ciudad más grande y más poblada. Su capital es la ciudad de Toledo, sede de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, máximo órgano del autogobierno de la Comunidad, siendo la ciudad de Albacete la que alberga el máximo órgano judicial, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. Don Quijote, por otra parte, es una serie de animación que dibujó Fernando Fernán-Gómez en el siglo XX. Perder, nos perdimos una vez en la carretera que va de Villanueva de La Jara a Villalgordo del Marquesado, porque está muy mal señalizada. Y para nosotros, el único misterio que debería llevar el agua es un sobrecito de menta piperita, a media tarde y con los pies en un brasero. Dentro del brasero, porque si no escuece no cura.


 ¿Cuál es vuestro cuento favorito? ¿Tenéis en mente alguna musa cuando componéis/interpretáis los temas? ¿En qué os inspiráis?

Nuestro cuento favorito es el de Pinocho, porque nos encanta la moraleja: aunque seas de madera, al final te conviertes en de carne y hueso. Es un final horrible, porque la simpatía y el cariño se los has cogido al de madera, mientras que el niño de carne tiene unas facciones repolludas y da una grima que te cagas. Y tú tienes que fingir que sigue siendo lo mismo, que no hay cambio, como cuando una amiga nuestra dijo que se iba a operar de vegetaciones y en realidad se quitó nariz porque parecía un grifo. De repente allí había otra cara, era como hablar con una desconocida, pero tú tenías que hacer como que todo era lo mismo. Si era Norma Duval o no prefiero guardarlo para mí.

    (En ese momento, Aníbal Calor muestra su desacuerdo con el cuento que ha elegido Carlos Ojete, que era quien contestaba, dándole un puñetazo en mitad de la cara sin mediar palabra. Carlos Ojete lo recibe sereno, sin desviar la mirada del entrevistador ni pestañear siquiera, simplemente se calla en seco como una cadena musical que se queda sin corriente. Parece algún tipo de lenguaje interno. Prosigue Aníbal:)

    Nuestro cuento favorito es el de Ricitos de Oro, porque se mete en la casa de unos osos que ni conoce ni nada y se come su comida y se duerme en su cama. ¿A esa niña quién la ha enseñado modales? ¿A santo de qué se tiene que meter en una propiedad privada no suya, la subnormal esa? ¿Y qué hace triscando sola por el bosque, con la de peligros que acechan? A esos padres hay que quitarles la custodia. Porque hay padres que se quejan de que si los profesores y de que si los niños no aprenden, pero es que la educación empieza en casa. Odio ese cuento y todo lo que representa. No nos mires, únete.

    (El resto de la respuesta la contestan ambos a la vez, perfectamente sincronizados:)

    Nuestra musa a la hora de componer/interpretar los temas es Absurda Serna, una travestí de Lavapiés que parodia las escenas más conocidas de las películas de Assumpta Serna. Como no tiene ninguna, la travestí no ha actuado jamás, y se ha labrado una carrera artística desde la leyenda. E inspirarnos, no nos inspiramos en nadie. No creemos en la inspiración. Creemos, al contrario, ser fuente de creatividad e influencia para otras personas, para todas. Es lo que nosotros llamamos expiración. Nosotros nos expiramos en otras personas.


¿Ligáis mucho? ¿Algún truco fácil para ligar? ¿Os dariáis algún retoque en la cara?

    Ahora vamos a contestar de atrás a alante.
    -1) Sólo en los labios, porque es lo único que no se nota y no conocemos a nadie al que le queden mal.
    -2) Estar bueno.
    -3) “Ligar” lleva implícito un exceso de frivolidad, supone algo superficial y procaz. Nosotros somos más de casarnos por la iglesia. Eso sí que lo hacemos mucho, nos casamos mucho por la iglesia.


Ya por último y para cerrar esta entrevista, Ojete Calor, me gustaria preguntaros si tienes algún mensaje que transmitir al gremio de artistas, toreros y caricatos excéntricos o al mundo en general.  Lo que sea y se os pase por el maquinario...algún mensaje positivo.

Por la calle de laA
Me encontré con unaM
Y me dijo que laO
Era amiga de laR

Fíjate qué casualidad que, si juntas la primera letra de cada verso, se forma la palabra “pmye”.



Taltavull.