martes, 21 de noviembre de 2017

El retorno del indie nórdico que llenó la Trinchera

El retorno del indie nórdico que llenó la Trinchera

Foto realizada por: Matías S. Zavia @matiass

Tras su paso por Madrid con una pelea gloriosa frente a Ignatius Farray (Pollito de Troya), Kakkmaddafakka nos trajeron a la sala malagueña “Trinchera” en directo su último trabajo “Hus” un trabajo donde vuelven a sus orígenes y muestran todas sus dotes musicales para ponernos a bailar desenfrenadamente.

La Trinchera estaba prácticamente llena y pasadas las 22.00 horas con una intro instrumental espectacular que se transformaba hacia “Touching” poco a poco, el público enloquecía comenzando a bailar y corear “I'm touching you, you're touching me” en el estribillo de la canción. A partir de aquí ya no había marcha atrás, un baile tras otro en canciones como “Neighbourhood” y su pegadizo estribillo, mezcladas con antiguas canciones suyas como “Your Girl” de las favoritas del público o “Is She” una canción muy melódica y con un ritmo muy atractivo.

Conforme tocaban una canción tras otra (casi seguidas), seguidores del programa de radio “La Vida Moderna” gritaron “Cancaneo” a Axel Vindenes que respondía con el mítico movimiento de baile del cancaneo. Poco después, llegó el momento de “Heidelberg” temazo que va ascendiendo espectacularmente y hace mover las caderas a ritmo del teclado con cada nota.

El concierto llegaba a su final y venía el tema esperado por todos el más famoso de ellos un “Restless” que sonó como nunca, que cautivaba al público dejándonos con ganas de más y pedir unos bises hasta quedarnos sin aliento… cuando de repente hubo un momento inesperado, sorprendentemente se empiezan a escuchar unas notas que todo el mundo reconocería al instante… era una canción de Cher (“Believe”) pero cantada por Lars Helmik Raaheim-Olsen percusionista del grupo que tuvo su momentazo de gloria.

Fue un concierto durísimo, tremebundo que dejó muy buen sabor de boca y con la sensación de que pasó muy rápido por lo divertido y bueno que fue.

XURDE.