viernes, 23 de noviembre de 2018

Entrevista a White Coven.

  WHITE COVEN


¡¿Qué hay señores y señoritas?! La cosa anda muy malita. He dejado de fumar un día y he engordado 6 kilos y medio. Ahora me caigo de la cama por los dos lados de lo gordO que estoy.

Cerramos la semana con una banda de dimensiones mastodónticas. Os presentamos a White Coven unos roqueros zaragozanos que han sacado disco recientemente y que lleva sonando en nuestra oficina todo el Black Friday de la pradera. El disco se titula; ''Overseas (2018)''. Nueve temitas tremebundos de verdad. No hemos podido escuchar a los White Coven en directo pero nos cuentan que suenan todavía más potentes. Están para mojar pan...¡¡TRES GUITARRISTAS DURÍSIMOS!!

White Coven está formado por: Sara Lapiedra (voz), Juan Cervera (guitarra), Mario Gutierrez (guitarra), David Bueicheku (guitarra), Miguel de la Peña (bajo), Jose Luis Melendez (teclado) y Daniel Penón (batera).



¿Cómo nace este nuevo proyecto de White Coven?

No hay grandes anécdotas que expliquen nuestra fundación, pasamos de ser miembros de un par de bandas de casa de juventud que coincidieron en un estado mutuo de “parón/standby” para sumar fuerzas en un proyecto conjunto, el objetivo era hacer temas propios en la línea de las 3 guitarras y el rollo sesentas setentas que venimos oyendo de siempre.

¿En qué estilo musical podríamos incluir a White Coven? ¿Estáis abiertos a nuevos estilos más durísimos y tremebundos?

Nosotros somos tremebundamente compositivos, dentro de tener días mejores y peores, nos desenvolvemos bien juntos en el local a la hora de dar vueltas a ideas , dar forma a temas, es un poco la clave de nuestro directo, si oyes el disco o un directo, veras variedad, vale, hacemos un rock muy guitarrero con escarceos en el progresivo, la psicodelia y un poquito de stoner, se puede etiquetar si se quiere, pero no nos movemos para nada en la dirección de “un estilo” sino de muchos, si intentas explicarle a alguien un directo nuestro las etiquetas no bastarán, tendrá que ir a verlo. 

¿Qué nos podéis contar de la portada del disco?

Diseñada y realizada por Laura López, formato “Gatefold” un estilo cuidado, detallado y bastante personal, letras dentro y fotografía de la banda, sencillo. Nos ha ayudado mucho de cara a la recepción por parte del público, no sólo eso, hemos querido plasmar en todo lo que viene a ser el diseño, el “color” de los temas que hay dentro. Overseas lleva la temática fundamental, el “allende los mares” ese distante y difícil punto que a veces elegimos recorrer, unas nos viene impuesto por las circunstancias, otras es alguien querido quien ha de hacerlo, puede que para verle otra vez, puede que no, o tal vez no del mismo modo que un día quisimos. Hay muchos Overseas para cada persona, pero un mismo abanico de colores para todos, esa es la magia, por supuesto el resto de temas también tienen su presencia, a veces su contrapunto, cada persona recorrerá las imágenes y canciones del disco de un modo único, es la mejor forma de entenderlo.

Si ahora mismo pudiera otorgaros el poder de revivir solamente a un personaje importante histórico dentro de la música, ¿Sería para...? ¿Por qué?

Muchos que quedaron por el camino, sobre todo a mitad de su carrera en un momento brillante, en algunos casos solos y utilizados, todos podemos tener uno o dos nombres en mente muy claros, pero desmerecerían a los demás, porque la historia de la música difícilmente se resume en dos o tres nombres, los mitos tienen un encanto muy peligroso.

Desde luego están las Grandes referencias, las que han probado por su trabajo y actitud el valor de su obra y la repercusión de la misma sin necesidad de críticos expertos ni el apoyo de la masa media tratando de convertirles en un fetiche social. Al arte y los artistas se les rinde honor con la misma sinceridad que demostraron al afrontar el mundo, haciendo arte igual de noble, por encima de cualquier rédito social o económico que la fama millonaria a veces da de forma algo irónica. Tarde o temprano, la dama de la canción tendrá que entender, que no es oro todo lo que reluce, y que muchas facetas de la vida y el arte, sencillamente, no se pueden comprar.


¿Cómo tenéis planteado el directo en los escenarios de este durísimo disco?

Pues a crujir válvula se ha dicho, en este tiempo de grabación hemos pulido aspectos de los temas de cara al directo, así como temas técnicos de volúmenes efectos etc… si quieres ser lo más fiel al disco, has de tener muy claro que sonido buscas y con quien estas tocando, coordinación. En cuanto a girar, estamos caninos de carretera, a estas alturas no podemos decir a muy corto plazo, pero esperamos entre primavera y verano girar el disco cuanto se pueda dentro de nuestras posibilidades.

¿Qué hace en sus ratos libres White Coven? ¿Sois de juegos de mesa (Risk, Monopoly, Parchis...)?

Bueno, los juegos de mesa a unos cuantos nos gustan mucho si, alguna partida ha caído, pero como “White Coven” somos más de echar unas bravas, citar a los Simpson y a Chiquito constantemente, inaugurar las birras artesanas de nuestro batería en su casa, comentar la marcha del grupo, la escena del momento o el disco de turno que estemos escuchando, así como las subidas y bajadas del ibex35 y vacilar constantemente.

Ya por último y para cerrar esta entrevista, White Coven, me gustaría preguntaros si tenéis algún mensaje que transmitir al gremio de artistas, toreros y caricatos excéntricos o al mundo en general. Lo que sea y se os pase por el maquinario...

Pues que estaría bien que algún día, todos hiciésemos piña en cuanto a conciencia de clase, todos somos muy individualistas en lo creativo y compositivo, y está genial, pero no es incompatible con un sentimiento común de creadores de redención, placer estético e incluso movilización social, y por consecuencia de la responsabilidad y reconocimiento al trabajo que ello conlleva.

Ya vale de sentirnos como corsarios sin patria ni bandera que intercambian palabras y chupitos en las cantinas donde tienen a bien cruzar sus caminos, más allá de la naturaleza itinerante de nuestro trabajo, somos algo más. En comunión con las salas y promotores hemos de concienciarnos de que somos los encargados de armar, con argumentos, palabras y emociones, a quienes nos siguen, contra la manipulación y en favor de un mundo con libertad de expresión, de pensamiento e intolerante de forma radical contra la violencia y la intolerancia (el que piense, “se contradicen”, es estúpido, se vaya a mamarla), la corrupción y el fascismo, sea la forma en la que se manifiesten. Están muy “de moda” los grupos “vintage” últimamente, pues los 60 no sólo tuvieron música LSD y marihuana, también tuvieron movimientos civiles exitosos por la libertad y contra el racismo y el clasismo marcialista occidental.

Gente joven, despertad, somos el futuro de este mundo, nos han desmantelado, ni antes ni después hubo momento, ahora o nunca.

Basta de sentir vergüenza por querer señalar las carencias y tristezas de nuestro entorno laboral y social, ha llegado un punto que incluso entre nosotros mismos nos mandamos callar cuando alguien pone en clara evidencia qué y quién es lo que está fallando, nos decimos “no nos podemos quejar, somos afortunados de no estar peor” porque nos han metido el miedo, el miedo a ser el “antisistema” o “antipatriota”, BULLSHIT, basta de mandarnos callar, hagámonos oír a coro, y que quede claro que excluimos de este objetivo común a toda persona cuyo deleite/oficio sea explícitamente el regodeo en el dolor y la tortura de cualquier ser vivo, véase, toreros, lo siento, cotizaremos parecido, pero además de ganar mucho menos, no queremos tener nada que ver con asesinos. 



  TALTAVULL.