miércoles, 10 de julio de 2019

Entrevista a The Kiss That Took A Trip

   THE KISS THAT TOOK A TRIP


¿¡Qué hay señoritos y señoritas!? La cosa anda muy malita. Esto es un pandemónium tremebundo. Esto no lo soluciona ya ni el pequeño Nicolás. Esto no lo soluciona ni la fiscalía. Ni la Fiscalía de Castro.

Os presentamos el nuevo trabajo de The Kiss That Took A Trip que es un proyecto creado por M.D. Trello y que viene a ser en sí como Juan Palomo. Formado en Madrid en el año 2006, M.D. Trello se lo autoproduce todo y se lo guisa todo a nivel musical. The Kiss nos presenta su nuevo y tremebundo EP titulado ''Garlands (2019)''. 

''Garlans'' es un EP melódico y ecléctico que profundiza en la transición hacia temas más breves, tradicionales y con voces. El disco tiene licencia Creative Commons.




¿Cómo nace este nuevo proyecto de The Kiss That Took A Trip?

Nace de la necesidad de hacer algo más fresco e informal que el nuevo álbum en el que estoy trabajando. Cuando me di cuenta de que el trabajo en el nuevo disco iba a ser exigente, me permití escribir unas cuantas canciones que no tuvieran más aspiración que sonar (no sé si utilizar estas palabras) dulces, y quizá pegadizas. Son 6 temas muy atmosféricos y que se pudieron grabar con cierta rapidez, como aperitivo de lo que llegará después.

¿Qué tiene de novedad Garlands respecto a tus otros trabajos? Quicir, ¿Qué parte has mimado más?

'Garlands' no tiene entidad como tal y no se puede decir que suponga en sí mismo una novedad, pero sí que en un par de canciones hay elementos que diría que son casi inéditos para The Kiss. Hay momentos esporádicos de jazz rock y krautrock, y pasajes en los que las voces son más atrevidas. Si en algo he puesto cuidado es que la escucha se sienta breve y haya necesidad de repetir.

¿En qué estilo musical podríamos incluir a The Kiss That Took A Trip? ¿Estás abierto a nuevos estilos más durísimos y tremebundos?

The Kiss That Took A Trip nació como ambient lo-fi minimalista, luego viró hacia el pop orquestal sintético, después creció hacia territorios del postrock clásico de finales de los 90 y principios del 2000, para acabar siendo un crisol de todo eso, más rock alternativo, distorsión noventera, cuerdas, electrónica... Ahora mismo es una mezcla de muchas cosas y ya no estoy en posición de poder descartar nada. Se podría decir que la posibilidad de encontrar en uno de mis discos un riff afilado o un sinte a lo Badalamenti es exactamente la misma.

¿Qué nos puedes contar de la portada del disco?

Como el EP se llama 'Garlands' (guirnaldas) y sentía que sonaba muy natural, pensé en la versión más orgánica posible de una guirnalda, y me decanté por las fotos de la hiedra. Como cualquier portada que me gusta de verdad, siento que encaja y no hay más, y es condenadamente difícil explicar por qué. Transmitir por qué una portada es idónea es un asunto absorbente que daría para horas. 

Si ahora mismo pudiera otorgarte el poder de revivir solamente a un personaje importante histórico dentro de la música, ¿Sería para...? ¿Por qué?

Es una pregunta dificilísima porque se me ocurren demasiados nombres. Aunque sé que si le diera más vueltas es probable que se me ocurriera otra respuesta, voy a decantarme por el recuerdo que tengo más reciente, que es el de Mark Hollis, líder de Talk Talk fallecido este mismo año. Un auténtico revolucionario que fue capaz de asaltar las listas de éxitos para luego decidir bajarse de ellas y hacer lo que le dio la real gana, inventando un nuevo género por el camino y combatiendo también a las discográficas.

Le reviviría para que nos regalara el segundo álbum en solitario que llevábamos 20 años esperando y para preguntarle un par de cosas sobre cómo diablos consigue utilizar tan divinamente el silencio en su música. Necesitamos muchísimos Mark Hollis en la música para revertir la insufrible situación en la que malvive el mainstream.


¿Por qué el disco tiene licencia Creative Commons?

Mi música siempre tendrá alguna opción de gratuidad, al margen de que alguien quiera pagar, que también podrá hacerlo. Siempre he defendido que el hecho de que la producción musical se pueda copiar y distribuir es una cuestión puramente tecnológica y de los tiempos, de la que el oyente no tiene culpa. Lo que la tecnología dio a los músicos entre los 50 y los 80, ahora se lo quita, y es natural. No importa cuánto trabajo pongamos los artistas en lo que hacemos, que ese trabajo en sí mismo no nos da el derecho a exigir una remuneración. Sí que nos lo da el directo, la venta de un CD físico (porque estás vendiendo un bien, aunque luego lo copies), el merchandising, los trabajos musicales personalizados... La única realidad es que la expresión de nuestro arte como "obra fonográfica" es difícilmente explotable desde el punto de vista comercial. Es nuestro deber pensar alternativas si se quiere vivir de ello.

¿Alguna recomendación durísima fuera de la música? (Cocina, Baile de salón, Videojuegos, Libros, Cine, Series, Deportes...)

No me resisto a recomendar un buen puñado de documentales ('Capturing the Friedmans', 'Anvil! The story of Anvil', 'Sicko', 'Titicut follies', ...), y cualquier libro de Michel Houellebecq, aunque siempre acercándose con prudencia a su obra.

Ya por último y para cerrar esta entrevista, M.D Trello, me gustaría preguntarte si tienes algún mensaje que transmitir al gremio de artistas, toreros y caricatos excéntricos o al mundo en general. Lo que sea y se te pase por el maquinario...


Es absolutamente imprescindible recuperar el mainstream entre todos, y ahora no solo hablo de la música, sino del cine, de la literatura... hay que volver a convertir el ocio en algo heterogéneo y libre de productos prefrabricados. Prefiero algo con fallos pero auténtico que algo con un acabado excelso pero insulso y diseñado para alcanzar un público.


 TALTAVULL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario